borde superior

Biblioteca Pública Municipal

Libro Clubes de Lectura / Guía de Lectura




|LA CASA DE RIVERTON |&| LA DAMA DE BLANCO|

La casa de riverton

"La casa de Riverton"

Kate Morton

Kate Morton





















La dama de blanco

"La dama de blanco"



Wilkie Collins

Wilkie Collins

FRAGMENTO DE “LA CASA DE RIVERTON”

Las puertas se abren con ímpetu. El volumen de la música y las risas va en aumento: la fiesta está en pleno apogeo. El ambiente posee el lujo propio de la posguerra. Lentejuelas, plumas, sedas se extienden hasta donde la visión pueda abarcar. Vistosos farolillos chinos, colgados en el jardín, se mecen en la suave brisa veraniega.(…)
Resuena un formidable estampido y todos miran hacia arriba: el cielo nocturno se llena de brillantes fuegos artificiales. Se oyen gritos de regocijo y algunos aplausos. Los fuegos en espiral de las girándulas se reflejan en los rostros, la banda sigue tocando y las mujeres bailan, con pasos cada vez más rápidos.

A medio kilómetro de allí, un joven está junto a la orilla más oscura del lago Riverton. Atrás quedan los ruidos de la fiesta. El joven mira el cielo. Nos acercamos, observamos el reflejo rojizo de los fuegos artificiales en su bello rostro. Aun cuando está elegantemente vestido, hay algo indómito en él. Su cabello castaño está despeinado y le cae sobre la frente, amenazando con ocultar los ojos oscuros que recorren enajenados el cielo nocturno. El joven baja la vista y mira más allá del lugar donde estamos, como si tratara de descubrir a alguien oculto entre las sombras. Sus ojos están húmedos; su actitud, súbitamente alerta. Despega los labios, como si se dispusiera a hablar, pero no lo hace. Suspira.

Se oye un Chasquido. Bajamos la mirada. El joven aferra una pistola en su mano temblorosa. La levanta, fuera de escena. La mano que permanece junto al cuerpo se estremece y luego queda rígida. La pistola dispara y cae en el suelo fangoso. Una mujer grita. La velada musical sigue su curso.


SINOPSIS

Verano de 1924. Durante una rutilante fiesta de la alta sociedad en Riverton Manor, una preciosa mansión a orillas de un lago, un joven y prometedor poeta se quita la vida. Las únicas testigos de ese dramático hecho, las hermanas Hannah y Emmeline Hartford, no se volverán a hablar nunca más.

Invierno de 1999. Grace Bradley, una anciana de noventa y ocho años que otrora fuera doncella en Riverton Manor recibe la visita de una joven directora de cine que está rodando una película sobre el suicidio del poeta. Esa visita convoca los fantasmas del pasado, recuerdos que durante décadas Grace había relegado a lo más profundo de su mente, incapaz de enfrentarse a ellos


SOBRE LA AUTORA

Nació en Queensland (Australia) en 1976. Lectora precoz, recuerda que sus autoras favoritas eran Enyd Blyton y Agatha Christie. Su primera vocación fue el teatro y, tras acabar sus estudios de secundaria, se trasladó a Gran Bretaña, para estudiar arte dramático en el Trinity College de Londres y llegó a actuar en varias producciones estudiantiles. Pasado cierto tiempo, no obstante, descubrió que prefería escribir sus propias historias y regresó a Australia, donde se licenció en Literatura Inglesa en la Universidad de Queensland, en Brisbane, especializándose en el periodo victoriano

Sus novelas han sido traducidas a quince lenguas, habiendo vendido en total más de diez millones de libros. En la actualidad, Morton, que es madre de tres hijos, vive entre Londres y su granja australiana.

En 2006 publicó su primera novela, La casa de Riverton, con la que se colocó en lo más alto de las listas de los más vendidos, tanto en Australia como en Estados Unidos o Europa, logrando vender más de medio millón de ejemplares.


FRAGMENTO DE “LA DAMA DE BLANCO”

Quizá los acontecimientos demuestren que todo ha sido una quimera, señorita Halcombe, mas en este momento tengo la seguridad de que el supuesto fantasma del cementerio y la autora de la carta son una misma persona.
Se paró en seco, palideció y me miró a los ojos con ansiedad.

¿Qué persona?

Inconscientemente se lo indicó el maestro. Cuando habló de la persona que estaba en el cementerio; la llamó “una mujer de blanco”.

¡No pensará usted en Anne Catherick!

Sí. Pienso en Anne Catherick.

No sé por qué - habló muy bajo-, hay algo en esa sospecha suya que me estremece. Siento que…

Se detuvo e intento sonreír.

Señor Hartright –continuó-, voy a enseñarle la tumba y enseguida regreso a casa. No he debido dejar tanto tiempo sola a Laura. Debo regresar y estar con ella.


SINOPSIS

Walter Hartright se traslada a Limmeridge para dar clases de dibujo a Laura, una joven rica heredera sobrina del barón Frederick Fairlie. Poco antes de irse, tropieza con una misteriosa dama vestida de blanco que le habla de Limmeridge y de su propietaria fallecida, la señora Fairlie. Desde el principio Walter siente una gran atracción por Laura, quien está prometida con sir Percival Glyde, que solo busca arrebatarle su herencia. Solo se interpone en su camino la misteriosa dama de blanco.

La dama de blanco, inspirada en un hecho real y publicada originalmente por entregas en una revista dirigida por Charles Dickens, ha constituido un éxito ininterrumpido de ventas en todas las lenguas. Todo ello se debe a una trama argumental magníficamente desarrollada, que envuelve al lector en una atmósfera de misterio e intriga; al increible ritmo narrativo que va imponiendo el autor conforme avanza la historia, y sobre todo a la profundidad psicológica de los personajes.


SOBRE EL AUTOR

William Wilkie Collins nació en Londres el 8 de enero de 1824 y murió el 23 de septiembre de 1889, también en Londres. Novelista, dramaturgo y autor de relatos cortos. Fue muy popular en su tiempo. Escribió 27 novelas, más de 60 relatos cortos, al menos 14 obras de teatro y más de 100 obras de no ficción.

Es considerado uno de los creadores del género de la novela policíaca, a través de una narrativa caracterizada por la atmósfera de misterio y fantasía, el suspense melodramático y el relato minucioso.

Colaborador de escritores como Charles Dickens, una de las peculiaridades de la obra de Collins es la producida por el láudano que consumía para tratar el dolor de su artritis reumatoide. La droga, un opiáceo, le producía tanto paranoia como alucinaciones, algo que queda reflejado en gran parte de sus cuentos y novelas.

De entre su extensa obra, habría que destacar obras como La dama de blanco (1860) y La piedra lunar (1868), fundamentales para el desarrollo posterior del género policiaco, que fueron publicadas por entregas.

 


Volver

borde inferior